Encuentro del SEPLA. Límite para envío de resúmenes: 29 de junio

Los días 14, 15 y 16 de octubre de 2015 se llevará a cabo en encuentro anual de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA) en la Ciudad de México, en ocasión del décimo aniversario que la sociedad cumple este año.

El objetivo del encuentro es reflexionar en torno en los principales problemas por los que atraviesan los países latinoamericanos y, luego de una década de funcionamiento como organización regional de economistas críticos, hacer un balance en torno a los desafíos y aportes de la Economía Política Latinoamericana desde una perspectiva inter y multidisciplinaria.

Después de más de dos décadas de imposición del neoliberalismo en América Latina con resultados devastadores para nuestros pueblos, la década de 2000 supuso grandes transformaciones en el ámbito político y económico, consecuencia del empoderamiento de los movimientos sociales de resistencia. En gran parte de los países de la región, los gobiernos debieron considerar esta nueva correlación de fuerzas, aunque con una importante heterogeneidad de las políticas alternativas empleadas: desde programas económicos escasamente socialdemócratas (Honduras, Guatemala, Paraguay, El Salvador, Paraguay), pasando por políticas neodesarrollistas (Brasil, Argentina, Uruguay, Nicaragua), hasta programa anti-imperialistas y pro-socialistas (Venezuela, Bolivia, Ecuador y, por supuesto, Cuba).

El cambio político en los países de América Latina impulsó políticas progresistas y de reducción de la pobreza mediante distintas combinaciones de la expansión de los salarios reales y los programas sociales de redistribución y empleo, con logros importantes tanto en términos de crecimiento económico como, sobre todo, de igualdad y justicia distributiva. Asimismo, se han producido avances significativos en algunos casos hacia la complementación de la democracia formal con formas participativas de representación popular. Por último, se frenaron las aspiraciones de integración regional comandadas por Estados Unidos y su proyecto neoliberal y se han implementado las bases para proyectos de integración regional basados en la cooperación internacional solidaria (ALBA, Sucre, CELAC, Unasur).

Sin duda, la favorable coyuntura económica y política internacional contribuyó a este desempeño. Los favorables precios relativos de los productos primarios de exportación favorecieron las balanzas comerciales de un número amplio de países. Políticamente, la elevada implicación política y militar de Estados Unidos en otras regiones del mundo supuso un paliativo para su injerencia imperialista en América Latina.

Este conjunto de tendencias se ha enfrentado a diversos desafíos, limitaciones y contradicciones. La intensificación del carácter extractivista o neoextractivista en las economías de la región, la tensión primarizante que limita las posibilidades de industrialización y condiciona el comercio exterior, la escasa formalización del empleo, los bajos niveles de participación asalariada en el ingreso nacional, la presión de las trasnacionales en la estructura productiva y sus propias necesidades de acumulación, la exportación de grandes flujos de capital hacia los países centrales, el rol condicionante de las burguesías locales en los procesos de cambio, los alcances limitados de la participación estatal en la producción y los mayores límites a la participación popular en la administración de las empresas públicas existentes, entre otras. Las ambigüedades respecto del carácter popular o clasista de algunos gobiernos han supuesto no pocos dilemas para la clase trabajadora y sus organizaciones. La presencia regional de proyectos de integración basados en el libre comercio y la subordinación política al norte sigue siendo un riesgo que tensiona la agenda, como lo muestra la Alianza del Pacífico. 

La década de 2010 ha supuesto retos y obstáculos a la continuidad de la trayectoria política y económica de América Latina. En primer lugar, la crisis estructural mundial cambió el contexto internacional y golpeó también, aunque en menor medida, a los países de América Latina involucrados en procesos de transformación. En segundo lugar, los continuos intentos de desestabilización y golpismo político han tendido a tener mayor incidencia y fortaleza como consecuencia del desgaste de los programas económicos y políticos implementados, así como de la nueva injerencia imperialista comandada por Estados Unidos. A su vez, la coyuntura económica positiva basada en términos de intercambio favorables ha llegado a su fin.

En consecuencia, las dificultades y retos a los que se enfrentan los países de Nuestra América son múltiples. Por un lado, los ya mencionados, relacionados con la oposición política, la embestida imperialista y la coyuntura económica menos favorable. Más allá, se ha puesto en la mesa de debate los límites de las políticas nacionales anti-neoliberales y/o anti-capitalistas. Por otro lado, se han planteado las tendencias a la burocratización de los sectores estatales encargados de realizar las políticas económicas alternativas y la necesidad de un mayor papel y poder de las organizaciones de trabajadores y de los movimientos sociales amplios en la elaboración y control de las políticas públicas, así como el estímulo a las formas de propiedad colectivas. Asimismo, se han propuesto los límites de la implementación políticas económicas al nivel de los Estados-Nación, y se ha diseñado la necesidad de reforzar los procesos de integración regional solidaria para trascender las fronteras nacionales.

Se convoca por la presente a investigadores e investigadoras, profesores/as, estudiantes e intelectuales a participar en el Encuentro del SEPLA en ocasión de su décimo aniversario. 
Límite para envío de resúmenes: 15 de junio

Contacto: encuentrosepla2015@gmail.com
Página web: http://encuentrosepla2015.wix.com/ppal

Suscripción a la Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter con tu dirección de correo electrónico.

Go to top