La crisis, el papel del Estado y las previsiones de los economistas

José Luis Sampedro decía de sí mismo que era una ‘metaeconomista’. Era un modo sutil de distanciarse de los economistas que no veían la “montaña del hambre” pero pretendían adivinar el futuro; aunque casi siempre erraban sus previsiones, se conformaban con actualizar los datos en lugar de revisar los modelos utilizados. La crisis actual aporta muchos ejemplos similares: la economía ortodoxa resta importancia a los desequilibrios y desigualdades que nos rodean, las burbujas financieras e inmobiliarias solo interesan cuando estallan, y la función reguladora de las políticas públicas solo tiene sentido si está al servicio de la acumulación privada. Por eso es necesario recuperar la visión de la economía que defendía Sampedro, y no olvidar la brecha de la desigualdad ni argumentar que hay manos invisibles que actúan en beneficio de todos. Aunque el neoliberalismo, la codicia y el uso interesado de la ciencia lo nieguen, el humanismo forma parte indisociable del análisis económico.
Revista: 
44
Autores: 
José Antonio Nieto Solís
Archvo adjunto: 
Sección: 
Homenaje a José Luis Sampedro

Suscripción a la Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter con tu dirección de correo electrónico.

Go to top