Los modelos de desarrollo tardíos

La economía mundial se caracteriza, entre otras cosas, por la gran
desigualdad existente entre países. La industrialización se convirtió a lo
largo de los siglos XIX y XX en la forma que adquirió el progreso económico
moderno. Los países que siguieron esta senda y lo hicieron con fuerza son los
que empezaron a situarse a la cabeza de la economía mundial. Mientras que,
por el contrario, los que no se industrializaron, o lo hicieron insuficientemente,
quedaron atrasados. La industrialización se convirtió así en el requisito
necesario para avanzar y progresar.
Revista: 
18
Autores: 
Carlos BERZOSA ALONSO-MARTÍNEZ
Archvo adjunto: 

Suscripción a la Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter con tu dirección de correo electrónico.

Go to top