La transición energética de China: perfiles y propulsores internos

China está pasando, desde principios de los años noventa, por lo que puede
calificarse como una transición energética. El creciente aprovisionamiento de
hidrocarburos en los mercados internacionales es quizá el rasgo más llamativo
de esta transformación, por lo que el análisis del sistema energético chino
frecuentemente conduce a estudios de geoestrategia. En este trabajo se
analizan, por una parte, los rasgos que caracterizan la transición energética
china –y no sólo la dependencia de mercados exteriores de petróleo–
destacando (cuatro) líneas de continuidad con el esquema tradicional y (siete)
líneas de ruptura con dicho esquema. Por otra parte, se estudia la influencia
determinante que sobre esos cambios energéticos están ejerciendo tres rasgos
de la actual fase de desarrollo: i) el fuerte crecimiento y la transformación de la
especialización industrial, ii) el impulso de los transportes y iii) las nuevas pautas
sociales derivadas del proceso de urbanización y de los hábitos de consumo.
Por tanto, si éstos fueran en efecto los factores propulsores de la transición
energética y si persistieran en el tiempo, cabría esperar la continuidad de
las tendencias actuales de la transición energética, incluyendo la creciente
dependencia de mercados exteriores.
Revista: 
20
Autores: 
Enrique Palazuelos Manso
Clara García Fernández-Muro
Archvo adjunto: 

Suscripción a la Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter con tu dirección de correo electrónico.

Go to top