Reconstrucción del orden monetario internacional: la responsabilidad de Europa, Japón y EEUU

Una de las principales condiciones para asegurar el desarrollo a largo plazo
y el éxito del orden económico y político liberal internacional es la vuelta a
un orden monetario internacional estable y regulado.
Ello puede beneficiar tanto a países grandes como a pequeños, ya sean desarrollados o en vías
de desarrollo. De hecho, la ausencia de un orden monetario internacional
desde 1970 y el regionalismo y nacionalismo monetario han provocado la
inexistencia de mecanismos de ajuste equitativos y equilibradotes de los
excesos de la economía mundial. Las crisis financieras recurrentes han
dañado las economías no sólo de los países más pobres, sino también de los
ricos. La tarea de diseñar, negociar e implantar un nuevo orden monetario
internacional es un reto que combina aspectos económicos y políticos.
Un posible acercamiento a este diseño puede estar inspirado por el Sistema
Monetario Europeo (SME) original.
La responsabilidad de llevar a cabo un “SME ampliado” corresponde principalmente a las tres economías de mercado
más importantes: Estados Unidos, la Unión Europea y Japón.
La implantación de este “SME ampliado” beneficiaría a toda la economía mundial -incluyendo
las economías emergentes como Brasil, China e India, y otras más débiles
que sufren principalmente los efectos de las crisis financieras recurrentes-.
A largo plazo el sistema podría ampliarse a nuevos miembros, de modo que se
convirtiera en un auténtico sistema universal.
Pero únicamente el compromiso y la participación de las tres principales economías –Estados Unidos, la
Unión Europea y Japón– podría garantizar su éxito.
Es más, la ausencia de cualquiera de ellas conllevaría de forma inevitable el fracaso del sistema, con
las consecuencias que ello implicaría para el desarrollo de una economía
mundial integrada y próspera.
Revista: 
23
Autores: 
Otto HIERONYMI
Archvo adjunto: 

Suscripción a la Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter con tu dirección de correo electrónico.

Go to top