EL DEBATE SOBRE EL SISTEMA DE FINANCIACIÓN DE LA UE

La rigidez del presupuesto de la UE deriva del consenso político exigido para modificar el siste-
ma de ingresos y de la férrea disciplina financiera impuesta sobre los mecanismos de gasto. El debate
presupuestario se ve limitado por el problema de los saldos nacionales y por el establecimiento de
acuerdos plurianuales que tienden a perpetuar las situaciones existentes, lo cual impide mejorar los
obsoletos procedimientos de obtención de recursos propios y de financiación de las actividades de la
Unión. El Parlamento Europeo y el Consejo discrepan sobre si conviene reformar a fondo, o simplemente
adaptar, la incipiente Hacienda Pública Europea. Y el ciudadano permanece desvinculado de un
mecanismo que pese a su escaso tamaño relativo resulta esencial para abordar los ambiciosos retos
de la integración en Europa. La mejora cuantitativa y cualitativa del sistema de recursos propios y la reforma
general de las finanzas comunitarias forman parte de la lista de asignaturas pendientes en la
UE para los próximos años. La voluntad política será fundamental para superar las restricciones técnicas
que pesan sobre el desarrollo del presupuesto comunitario.
Revista: 
6
Autores: 
José Antonio Nieto Solís
Archvo adjunto: 
Sección: 
Sección especial

Suscripción a la Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter con tu dirección de correo electrónico.

Go to top